¿Qué calzado me pongo en verano?

Con el cambio de temperatura, los zapatos cobran un protagonismo especial dentro de nuestro vestuario. Tacones de vértigo, plataformas imposibles, sandalias de mil colores y formas… pero ¿Pensamos realmente en nuestros pies a la hora de escoger el calzado?

Como en cada comienzo de estación, toca renovar el armario. Y este es un buen momento para atender a las recomendaciones a la hora de comprar un calzado de verano. A la hora de ir de compras, las mujeres suelen elegir principalmente por cuatro parámetros: el estilo del zapato, su precio, el confort y la duración estimada. Habitualmente no se tiene en cuenta la forma y necesidades de nuestros pies, algo que aconsejamos encarecidamente.

Colaboración del Podólogo Juan Carlos Montero Arroyo en el programa Saber Vivir. Julio 2018


Aún así, la salud de nuestros pies no tiene porque estar reñida con la moda. Y simplemente cabe seguir unos consejos a la hora de escoger nuestro calzado. En primer lugar debemos seleccionar siempre un calzado que nos sujete el pie lo mejor posible, pero sin llegar a estrangularlo. Del mismo modo, durante esta época es imprescindible que optemos por materiales muy transpirables. Estos evitarán una sudoración en nuestros pies que puede hacerlos más sensibles a rozaduras e infecciones.

En caso de producirse esas temidas y dolorosas ampollas como consecuencia de las rozaduras, recomendamos aplicar una solución desinfectante en la superficie y cubrirla con un apósito estéril, si tienes diabetes acude a nuestra consulta para revisarlo cuanto antes. Además, con el buen tiempo, una de las partes de nuestros pies que más sufren son los talones. En este caso debemos hidratarnos diariamente los pies para combatir la sequedad y las grietas con cremas que contengan urea.

También hay que tener en cuenta los consejos generales que damos durante todo el año. Debemos escoger muy bien nuestros zapatos de tacón, evitar las puntas bajas y estrechas y el deslizamiento del pie hacia delante. Además, si estos llevan tienen tiras traseras, deberán estar siempre por debajo del tobillo. También la suela de nuestro calzado deberá ser flexible y los suficientemente gruesa para amortiguar las limitaciones del terreno.

En la actualidad, en España existen 12 millones de personas potenciales en riesgo de tener problemas en sus pies, por este motivo es imprescindible que las mujeres nos concienciemos de la importancia de escoger el calzado adecuado y de llevar a cabo un correcto cuidado de nuestros pies.

Solicita una cita y pon tus pies al cuidado de expertos, mejorarás tu movilidad y calidad de vida a través de los tratamientos más avanzados  y especialmente adecuados para ti.